sihuehuet2013site34001007.jpg
sihuehuet2013site34001005.jpg
sihuehuet2013site34001006.jpg
sihuehuet2013site34001005.jpg
Copyright (C) 2014 Luis A. Portillo

La teoría más aceptada por la tradición es que Sihuahuet, fue una joven y bella mujer que vivió en la ciudad de Cuz-Catl (Cuzcatlán es hoy San Salvador), durante la llegada de los españoles se casó y tuvo un hijo con el guerrero Xzipitl (en español “joven’) quien era el hijo del dios Maya Tláloc (Tláloc significa “néctar de la tierra”).

 

El niño de la pareja también fue nombrado Xzipitl, el cual fue españolizado como cipote el cual se utiliza para referirse a un niño o joven,  Xzipitl en este caso es utilizado para referirse al fantasma del niño llamado el Cipitío.

 

El nombre “Cuzcatlán” proviene del lenguaje Maya Náhuatl "Kozkatl", que significa “diamante” o “joya”, y el termino "tlan", que quiere decir “entre.”

 

Cuenta la leyenda que mientras Xzipitl participaba en lejanas batallas para defender su tierra Cuzcatlán, su esposa Sihuahuet  se enamoró de otro joven y por atender ese amor prohibido dejaba abandonado al hijo de su matrimonio con Xzipitl, el niño estando solo por horas y horas, por el hambre comía cenizas y perseguía a toda mujer que miraba pensando que era su madre.

 

Pirámide Tazumalt (Tazumal)

Chalchuapa, El Salvador

sihuehuet2013site34001004.jpg

Mientras Sihuahuet atendía su prohibido amorío, Xzipitl pierde la vida en una de las batallas, al ver esta deslealtad, el dios Tláloc muy enfurecido invoca una maldición sobre Sihuahuet y es condenada a vagar por la noches en eternidad, apareciéndole a  hombres que caminan solos en obscuros y solitarios lugares y vivir un frustrado amorío.

 

Al niño Xzipitl, hijo de la joven pareja (hoy Cipitío) a pesar de ser una victima inocente de la traición de Sihuahuet, se le condenó a vivir por los siglos como un fantasma con la misma edad, que persigue a mujeres buscando el amor materno que nunca tuvo de su madre, a parte de ser un símbolo del traidor amor de Sihuahuet a su esposo, como mayor castigo el Cipitío tiene un físico grotesco que ahuyenta a las mujeres.

 

 Sihuahuet seduce a los hombres con su belleza, pero ya en sus brazos se vuelve un demonio llamado “Sihue amo coalli” el cual fue españolizado como “Sihuanaba.

 

La maldición de Tláloc a la Sihuanaba hace fracasar el deseo de un amor prohibido en el cual los hombres que tiene contacto con ella generalmente no logran sobrevivir.

 

 

sihuehuet2013site34001003.jpg
sihuehuet2013site34001002.jpg
sihuehuet2013site34001001.jpg

Portada

Su Origen

La Sihuanaba
El Libro
Historias Similares
a1hatonuevo12b.jpg
sihuanabalogo1b.jpg
sihuehuet2013site34002001.jpg
email_libro2014_lasihuanaba.jpg